Denise Lacarra

«

Denise Lacarra Fernández nació en la ciudad de San Diego Ca., pero considera Tijuana, su ciudad de origen. Para Denise, pintar es una forma de comunicarse consigo misma a través de un viaje intuitivo de autodescubrimiento, “Mi intención es detonar un diálogo personal a través de una perspectiva no convencional, creando experiencias íntimas mediante el uso de color, líneas y formas”.

Asistió a Athenaeum School of the Arts, La Jolla, Ca. (2001-2009), Losina Art Center, San Diego, Ca. (2004-2008), Watts Atelier of the Arts, Encinitas, Ca. (2006-2007), Pintura-Pintura con E. Ciapara, Tijuana B.C. (2012-2017), y en múltiples talleres libres bajo la tutela de maestros y artistas de reconocido prestigio en nuestra región.

Ha incursionado en residencias artísticas mayormente en Europa; Atelier de Glen Moriwaki, Caunes-Minervois, Francia (2012-2018). Moulin de Perrot, Gilhac et Bruzac, Francia (2005-2010), y en The Florence Academy of Art, Florencia, Italia (2006). Ha participado en diversas exposiciones colectivas tanto en la región, como en Estados Unidos, Italia y Francia. A la fecha cuenta con tres individuales: Conatus; Galería Benjamín Serrano en Casa de la Cultura Tijuana, IMAC (2014). Devenir; Galería Casa Valencia, San Diego, Ca. (2016). Y Parajes Perdidos, que hoy presenta en el Museo de la Vid y del Vino, Valle de Guadalupe, Ensenada B.C.

Al principio, el espacio infinito del lienzo le abruma, pero una vez puesta la primera marca, comienza su encuentro. El movimiento se convierte en un factor esencial, permitiendo que emerjan las formas y el color ocupe el lugar que le corresponde.

La yuxtaposición de elementos, la detección de líneas intrínsecas y su composición equilibran el dibujo orgánico y estructural siempre presente en su obra.

En la mayoría de los casos, se lleva a cabo un proceso repetitivo, sobrepintando, raspando y reelaborando áreas para descubrir las cicatrices internas, lo que le permite ver lo invisible y comprender a través de sutilezas incuestionables las etapas de evolución de la pieza.

En este punto, da la bienvenida al caos, la frustración y la locura. Y después de una larga lucha consciente, si tiene suerte, el silencio se rompe y su grito se libera como arte que crea un orden visual.

Esto es lo que quiere transmitir, una intensa emoción de liberación y su absoluta urgencia por ser parte de ella.

Obra

Paraje Urbano

Acrílico sobre tela
122 x 183 cm
Año: 2018
$ 3,700 usd

Paraje Insólito

Acrílico sobre tela
122 x 183 cm
Año: 2018
$ 3,700 usd

Berges V

Acrílico sobre tela
165 x 142 cm
Año: 2017
$ 3,600 usd